REPORTAJE

ECOLOGÍA: HUERTOS COMUNITARIOS ECOLÓGICOS

ECOLOGÍA: HUERTOS COMUNITARIOS ECOLÓGICOS

¿Qué es ecología?

“La Ecología es una rama de la biología que estudia las interacciones que determinan la distribución, abundancia, número y organización de los organismos en los ecosistemas” (Ernst Haeckel, 1869; citado por Araiza, s.f.). Desde la reflexión y propuesta de Laudato Si, la ecología la entiende desde cuatro relaciones que no deben faltar, tres dimensiones orgánicas (la naturaleza, el prójimo y “uno mismo”) y la divina (Dios como creador). Si no hay una estrecha relación corre el riesgo de destruir una de ellos, y negar la Madre Tierra como la casa de todos bendecida por Dios.

La ecología es multidisciplinar, pues en ella se estudia el medio ambiente, biología. Se ha partido del concepto, seguiremos con los desafíos que conlleva la contaminación, después acentuando en los compromisos que debe asumir el ser humano, para el final presentar la tesis, una vía de ayuda al planeta, con proyectos de huertos ecológicos comunitarios.

La problemática ambiental:

“La problemática ambiental que estamos viviendo tiene su origen en el encuentro de los seres humanos modernos con la naturaleza” (Avendaño, Galindo y Angulo, 2012, p. 13). Un encuentro entre desiguales, el que somete y el sometido. Jamás verá el ser humano una similitud de origen y fin con los demás seres, somos naturaleza.

La naturaleza está siendo desbastada por los seres humanos en la tala y quema de bosques, excesiva pesca y caza, extracción de materiales preciosos y de petróleo, utilización de químicos en los cultivos, contaminación de agua y emisiones de bióxido de carbono al medio ambiente. Una realidad actual, que, si el ser humano no cambia la manera de consumo y de adquirir riquezas el planeta y todos sus elementos naturales, se va en detrimento.

La realidad es notable, se nota la degradación de las cosas, los cambios exagerados de calor y frío. La historia señala que es un problema acelerado por la modernidad:

La afectación de la naturaleza por la actividad del ser humano no siempre ha sido igual, así, por ejemplo, en la antigüedad se realizaron obras hidráulicas por parte de los egipcios, construcción de canales por los aztecas, construcción de barcos con grandes cantidades de madera. Los fines eran de sobrevivencia, estéticos, comerciales, religiosos, incluso bélicos, pero la naturaleza no sufrió gran deterioro debido a ciertos factores como el hecho de la baja densidad de población que no representaba una amenaza real para el planeta (Avendaño, Galindo y Angulo, 2012, p. 17).

Es todo lo contrario hoy, hay que buscar salidas más sabias, donde el ser humano entiende que está destruyendo su propia casa.

La Radio digital Radialistas Apasionadas y Apasionados  tiene un sinnúmero de programas de audio MP3 para concientizar que estamos destruyendo el mundo, con el fin  que nos comprometamos a cambiar nuestros hábitos y evitar “el fin del mundo”.

¿Qué vamos a hacer para evitar la destrucción?

“Los tiempos han cambiado y la humanidad ha mostrado cambios sustanciales en su actitud hacia la naturaleza, fundamentalmente a partir de la consolidación de la “Revolución Industrial”” (Avendaño, Galindo y Angulo, 2012, p. 17) y la Revolución digital. Frente a esta tortura, qué vamos a hacer.

Para evitar la destrucción tiene que haber un compromiso de cada ser humano, organizaciones, instituciones públicas y privadas, finqueros y hacendados, camaroneros y pescadores, mineros a gran escala y pequeños, es decir todos y debe haber un compromiso de Estado para que se aplique leyes de regulación y evitar una catástrofe natural.

¿Qué vamos a hacer? Cruzarnos de brazos, no. Exigirme ciertos parámetros para evitar contaminación, no es suficiente. Debemos hacer algo. Las compañías extractoras de minerales deben, en su mayor posibilidad, abandonar este trabajo y crear otras fuentes económicas, porque seguirán destruyendo el corazón de la tierra. La producción agrícola, que tan generosa es nuestra tierra ecuatoriana, debe ser con proyectos ecológicos, desde la preparación de la tierra hasta el mismo cultivo. Los químicos destruyen la tierra y las aguas. Y así podemos pasar por toda estructura humana devastadora, y decirle cambia tu forma y manera de tratar a la naturaleza, y así dejaremos una herencia para todas las especies u organismos biológicos.

Debe haber una ecología ambiental. Está más allá de las escuelas, es para todos los niveles, edades, culturas, como base de decisión y toma de conciencia que desembocan al correcto uso de lo que nos proporciona la naturaleza, además valorar el acuerdo de Estocolmo sobre la Educación Ambiental (Avendaño, Galindo y Angulo, 2012).

Es una responsabilidad de todos. Hay que crear todos, un compromiso serio y cumplirlo. Nos hace falta un compromiso: Compromiso y educación para proteger el medio ambiente. 

Pastoral de Ecología:

En la Ciudad de El Guabo, provincia de El Oro, las Comunidades Eclesiales de Base, ente religioso, en mayo de 2021 acordó por unanimidad trabajar en la concientización, elaboración de huertos comunitarios y de limpieza. Hasta que madure la idea de los tutores (Catequista en lenguaje eclesiástico) y ellos transmitirlo a jóvenes demoró dos meses. En el mes de julio unos sectores dieron inicio, ya para el mes de octubre se distribuyó en todo el cantón.

Esta acción se llama Pastoral de ecología:

La Pastoral Ecológica es un área de acción de la Iglesia católica en la provincia de El Oro. El Guabo asumiendo lo previsto Documento Diocesano “Plan Pastoral 2017-2022” (2017) de la Diócesis de Machala, efectuó con los grupos de la ciudad y del campo.  Uno de los Criterios y principal de la acción ecológica es “crear conciencia ecológica y despertar la conciencia comunitaria del cuidado ecológico de la casa común” (Diócesis de Machala, 2017, p. 49). Es así como surge el proyecto, pues se tiene en claro que comunitariamente se puede aportar con proyectos que llevan a la acción y generan cambios en la mentalidad del ser humano y en la naturaleza.

En reunión las Comunidades Eclesiales de Base de este prestigioso cantón, acordaron la creación de huertos comunitarios ecológicos, porque sustentaban que la evangelización debe tener un carácter social, es decir con Dios en el accionar. Se sustenta en el particular criterio: “Incentivar a la población a poner en práctica el cuidado y defensa de la vida y del medio ambiente” (Diócesis de Machala, 2017, p. 50).

Esta pastoral es nueva en el Cantón de El Guabo y aporta mucho a la madre tierra, porque se evita el uso y abuso de los productos químicos. Los huertos comunitarios es la acción que han tomado muchos jóvenes, y siguiendo esta motivación, se han involucrado también adolescentes y padres de familia.

¿Qué aportan los Huertos comunitarios a la ecología?

Las comunidades de El Guabo, se encuentran en su esplendor con Huertos comunitarios ecológicos, por una alimentación sana y un planeta sano.

Desde diferentes sectores del Cantón, campo y ciudad, más de 300 jóvenes han creado huertos comunitarios ecológicos. Ellos se asesoraron, prepararon la tierra, sembraron y cosecharon.

Lo que quieren conseguir a través de la educación es generar actitudes: “ayudar a las personas y a los grupos sociales a adquirir las aptitudes necesarias para resolver los problemas ambientales” (Avendaño, Galindo y Angulo, 2012, p. 28). Y es ese proceso de concientización son direccionados a poner en práctica.

Es una experiencia comunitaria emprendida por los jóvenes, pero detrás de ellos están las Comunidades Eclesiales de Base, incluyendo catequistas y familias, respaldan este accionar porque es una vía necesaria para aportar el cuidado de nuestro planeta, frente a una realidad de agroexportación con químicos en las bananeras.

Han preparado la tierra, la han abonado con desechos ecológicos, la han regado y sembrado, y en la actualidad se encuentran unos de cosecha.

En el recorrido por los diferentes sectores de la ciudad y de campo, se encontró pequeños huertos, pero destacando en uno de ellos, que han coordinado dos sectores para unir fuerzas, se aprecia el espacio grande. Los sectores o comunidades son: Chontillal y El Mango.  En el patio lateral de la capilla se aprecia unos impresionantes matorrales de maíz, sembríos de pepinos, pimientos, etc. Lo que impresiona es la dedicación para mantener tan bello el campo sin químicos.

Bibliografía:

Araiza, D. (s.f.). Concepto de Ecología en la actualidad.  https://www.geoaprendo.com

 Avendaño, R., Galindo, A. y Angulo, A. (2012). Ecología y educación ambiental. DGEP. http://dgep.uas.edu.mx/librosdigitales/6to_SEMESTRE/54_Ecologia_y_Educacion_Ambiental.pdf 

Diócesis de Machala (2017). Plan Pastoral 2017-2022.

Cebs-Tv

Todas las voces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.